• vivebien

EL ULTIMO LIMPIABOTAS

Jose Antonio Pastor, un hombre polifacético que trabaja sin cesar en su pequeño local de la calle Cuatro de Agosto, aunque del mismo modo que da brillo a unos zapatos hasta hacerte sentir un Fred Astaire, se marca un swing en la puerta de su negocio donde reza el antiguo cartel de "limpia". Tercera generación, duro trabajo.

Esta decidido a continuar con la saga, aunque ha sido técnico sanitario, empleado de geriatrico, camarero, empresario...

Sus aficiones y casi obsesiones estan colgadas en las paredes, es un personaje mítico en la historia del Tubo, y por tanto de Zaragoza. Compartir esos diez minutos de animada charla con él, encaramado en esa silla trono de las raices costumbristas, es un placer y un privilegio. En el entorno de la zona peatonal llego a haber hasta siete salones de limpieza de calzado, dominado por tascas, barberías y cabaret. De aquellos lugares tradicionales tan solo quedan una cuchilleria y una barbería.

Como anécdota os diré, que desde que yo recuerdo, jamás he limpiado mis zapatos en casa, hay que seguir el rito y hacer vivo el espectáculo hasta que el proximo cliente ya llenga a ese camarote de los Marx, castizo y genial. Si Arniches hubiera visitado estos ocho metros cuadrados, hubiera escrito un sainete que hubiera hecho la delicia de todo el que aprecie el fino humor.

339 vistas1 comentario

© 2019 vivebien. Todos los derechos reservados. 

Suscríbete a nuestra newsletter.

Página web diseñada por